lunes, 30 de octubre de 2017

SEMANA 34- DEPORTES

“Rigo” bromea con Froome y periodistas chinos

En la rueda de prensa posterior a la Criterium de Shanghái, el ciclista colombiano volvió a hacer de las suyas.

El corredor antioqueño Rigoberto Urán fue segundo en la más reciente edición del Tour de Francia.Archivo
La personalidad de Rigoberto Urán se ha ganado la simpatía de los colombianos y de muchos de sus colegas en el pelotón internacional. Con ellos disputó este domingo la Criterium de Shanghái, carrera que sirvió para promocionar la carrera de ciclismo más importante del mundo: el Tour de Francia.
Al igual que en la pasada edición de la ronda gala, Urán finalizó segundo por detrás del actual campeón el británico Chris Froome. Ambos subieron al podio junto al francés Warren Barguil y después estuvieron en una rueda de prensa con periodistas chinos.
Allí el pedalista oriundo de Urrao (Antioquia) se volvió a robar el show y bromeó con Froome. Al ser preguntado sobre el Giro de Lombardía, “Rigo” dijo: “Sí, es una gran carrera, me gusta”. (El último día de Alberto Contador como ciclista profesional)
Posteriormente los comunicadores del país asiático formularon otro interrogante en su idioma natal, el pedalista colombiano no entendió y sorprendió al británico pasándole el micrófono. El cuatro veces campeón del Tour solo pudo decir: “A mí también me gusta el Giro de Lombardía”. Por supuesto, vinieron las carcajadas de “Rigo”.

TEMAS RELACIONADOS

SEMANA 34- MEDIO AMBIENTE

ONU advierte nuevo récord de concentración de CO2 en la atmósfera

De acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial (OMM), durante 2016 se presentó un "aumento peligroso de la temperatura".

Archivo EFE
La concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera, responsable del calentamiento global, alcanzó niveles récord en 2016, anunció este lunes la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que advierte sobre un "aumento peligroso de la temperatura".
"La última vez que la Tierra conoció una cantidad de CO2 comparable fue hace entre tres y cinco millones de años: la temperatura era entre 2 y 3 °C más alta y el nivel del mar era 10 o 20 metros más alto que el nivel actual", recordó la agencia en su boletín mundial sobre los gases de efecto invernadero.
Según la OMM, este "rápido aumento" del nivel de CO2 se debe a "la conjunción de las actividades humanas y a un potente episodio de El Niño", un fenómeno climático que aparece cada cuatro o cinco años y que se traduce en un aumento de las temperaturas del océano Pacífico, que provoca sequías y fuertes precipitaciones.
"Mientras que era de 400,00 partes por millón (ppm) en 2015, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera [...] alcanzó las 403,3 ppm en 2016" y "ahora representa el 145% de lo que era en la época preindustrial [antes de 1750]", precisa el informe publica en Ginebra, donde tiene sede la OMM.
Los investigadores se basan en los "testigos de hielo" (muestras cilíndricas de hielo) para observar las variaciones en la concentración de CO2 en la atmósfera.
"Si no reducimos rápidamente las emisiones de gases con efecto invernadero, y principalmente de CO2, nos enfrentaremos a un peligroso aumento de la temperatura en lo que queda de siglo, muy por encima del objetivo fijado en el Acuerdo de París sobre el clima", advirtió el secretario general de la OMM, el finlandés Petteri Taalas. "Las generaciones futuras heredarán un planeta mucho menos hospitalario". 
Desde que empezó la era industrial (1750), el crecimiento demográfico, una agricultura cada vez más intensiva, la mayor utilización de las tierras, la deforestación, la industrialización y la explotación de los combustibles fósiles con fines energéticos provocan un aumento de la concentración de gases con efecto invernadero en la atmósfera, el principal de los cuales es el CO2.

SEMANA 34- EL MUNDO

Cerca de 300.000 personas marcharon en Barcelona por la unidad de España

¿Quién manda en Cataluña?

Lo que está en juego para los catalanes no son sólo las instituciones de gobierno. El bienestar económico y la paz social quedaron debilitados por la crisis. La intervención del Gobierno en la Generalitat, al amparo del artículo 155, marcha con calma.

Según la Guardia Urbana, 300.000 personas marcharon en Barcelona. Otros dicen que fueron un millón. / AFP
Años de tensiones entre el gobierno de Cataluña y el poder central en Madrid culminaron el viernes con dos hechos sin precedentes en la España moderna: el Parlamento regional declaró la independencia y el Ejecutivo español de Mariano Rajoy destituyó al gobierno catalán y tomó el control de su administración.
En esta región con 7,5 millones de habitantes, con un idioma propio pero muchos habitantes procedentes del resto de España, la sociedad está dividida en partes iguales sobre la secesión. Y ahora viven en realidades paralelas: unos dan validez a la declaración de la República y otros respiran aliviados tras la intervención del gobierno español, a quien piden más mano dura.
“¡Puigdemont a prisión!”, gritaban en la marcha de ayer que convocó a más de 300.000 personas en Barcelona (según cifras de la policía, otros hablaban de un millón), sobre el presidente catalán, Carles Puigdemont. “Es ilegal lo que han hecho”, reprochó a los independentistas Miguel Ángel García, jubilado de 70 años. “Si Madrid no hace pagar responsabilidades, judicialmente o como sea, me sentiré estafado”. En otra esquina, una mujer de 45 años se distanció: “Para mí, Puigdemont es nuestro presidente, la declaración de independencia nos sirve, es válida, no es simbólica”.
(Le puede interesar: El día en que Cataluña se declaró una república independiente)

Soraya o Carles 

Oficialmente, las funciones del gobierno regional las asumió la vicepresidenta del Ejecutivo español, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ayer se reunió con secretarios de Estado y subsecretarios de los ministerios para comenzar a desarrollar las funciones asumidas por los diversos departamentos ministeriales en las consejerías catalanas.
Esto supone que Sáenz de Santamaría, además de asumir la Presidencia de la Generalitat, será la responsable de sus competencias, que pasan por la Secretaría General de Comunicación del Gobierno y Medios de Comunicación, la Oficina del Gobierno, la Dirección General de Coordinación Interdepartamental, el Centro de Estudios de Opinión y la Entidad Autónoma del Diario Oficial y de Publicaciones de la Generalitat de Cataluña (Eadop), el Consorcio de la Administración Abierta de Cataluña, el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI) y el Centro de la Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat).
(Le puede interesar: Cataluña, los otros intentos de independencia)
El Parlamento está disuelto hasta las elecciones convocadas por Rajoy, el 21 de diciembre. Además, más de 150 altos cargos fueron cesados y la cúpula de la policía regional, los Mossos d’Esquadra, fue relevada por orden del Ministerio del Interior. Dos de las figuras claves —el ya exdirector general de los Mossos d’Esquadra, Pere Soler, y el mayor del cuerpo policial, Josep Lluís Trapero— reaccionaron con responsabilidad a su destitución, ya que esa institución es clave para mantener la calma en Cataluña.
Pero los líderes independentistas no reconocieron su cese y muchos temen que hoy se viva otro capítulo de esos que España nunca imaginó: que los dirigentes destituidos o los diputados del Parlamento disuelto quieran volver a sus puestos de trabajo. Por eso desde el Ejecutivo advirtieron que pueden incurrir en un delito de “usurpación de funciones”, cuya regulación está tipificada en el Código Penal.
Tanto Puigdemont como los miembros independentistas del Parlamento disuelto hicieron saber que no acataban la intervención, hecha por Rajoy en el marco de la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Sin embargo, no han señalado cómo van a oponerse. “Este silencio cabe enmarcarlo en las dudas que ha generado en el bloque independentista la convocatoria electoral. Puigdemont tuvo en su mano esa decisión y declinó tomarla. Participar en las elecciones implica admitir que la declaración del viernes en el Parlamento no es más que papel mojado; boicotearlas supone renunciar a las instituciones y ahondar aún más la división social generada por la deriva unilateral del bloque independentista”, señaló el diario El Periódico de Cataluña en un editorial.
Según explicó el abogado de Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas, a la AFP, actualmente hay “dos legalidades coexistiendo” en Cataluña: la española y la de la nueva “República catalana”, y los próximos días serán claves para ver cuál se impone.

Puigdemont y las elecciones

La convocatoria electoral anunciada por Rajoy desconcertó a los independentistas y les planteó un dilema: ¿participar y darles legitimidad o ausentarse y dejar el terreno libre a los partidos contrarios a la secesión que están ganando terreno?
A pesar de las causas judiciales abiertas contra Puigdemont, el gobierno español entiende que el líder independentista catalán podría presentarse a las elecciones convocadas en diciembre. “Se anima a participar a todo el mundo y Puigdemont está invitado a presentarse”, dijo el embajador español en Francia, Fernando Carderera.
“Es un momento dramático en la historia de España, un momento tremendamente difícil y peligroso”, advirtió el expresidente del Parlamento europeo, el catalán Josep Borrell, quien se convirtió en el orador principal de la jornada de ayer. Les pidió a los manifestantes “serenidad” para “seguir viviendo juntos”.

lunes, 23 de octubre de 2017

SEMANA 33- DEPORTES

CLASIFICÓ A PANAMÁ AL PRIMER MUNDIAL DE SU HISTORIA

La otra cara del “Bolillo”

Mucho se dice de Hernán Darío Gómez. Que es un tipo grosero y hasta bravo. Pero ese es el precio que tienen que pagar quienes no tienen miedo de decir las cosas como son. Su hijo Daniel lo describe en familia.

El Bolillo clasificó a Panamá al primer Mundial de su historia.EFE/Cortesía
No tiene pelos en la lengua. Dice las cosas como son. Sin eufemismos ni rodeos. Lo de ser políticamente correcto se lo deja a otras personas. Como político, tal vez, se hubiera muerto de hambre, aunque fue uno de sus grandes anhelos y estuvo cerca de cumplirlo en 2010, cuando tuvo la intención de lanzarse al Congreso por el Partido Conservador.
Lo de demagogo y lo de populista, definitivamente no lo lleva impreso en su ADN. Hernán Darío el Bolillo Gómez no siempre dirá lo que la gente quiere escuchar; dirá la verdad. Por más cruda que sea. Algo que le ha costado muchos detractores y, tal vez, la imagen de ser una persona de pocos amigos. Alguien de sangre caliente con una lengua suelta lista para disparar una bomba.
Dicen que en la vida hay dos cosas que deben permanecer ocultas para conservar su esencia. Los secretos no serían secretos si salieran a la luz. Lo mismo ocurre con la humildad, no hay expresión más vívida de antihumildad que declararse humilde.
“La prensa habla mucho. Él no va a salir a decir: ‘Hola, soy una persona muy noble y descomplicada’. La verdad es que es un ser humano muy cariñoso, en serio. Me dice que me ama todo el tiempo. Hablamos cuatro veces al día. Da la vida por los suyos y tiene un temperamento especial. Y no lo digo porque sea mi papá, esto lo puede confirmar cualquiera de los jugadores que ha dirigido y las personas que lo conocen. Ha cometido errores, como todos”, señala Daniel, su hijo, con el mismo tono de voz y acento de su padre.
Daniel Gómez forjó los cimientos de su vida rodeado del fútbol. Cuando abría los ojos tenía a hombres como Faustino Asprilla, René Higuita y Andrés Escobar, los grandes amigos de su papá, transitando por los corredores de su casa. De hecho, fue futbolista profesional de varios equipos de Colombia. Incluso se enfrentó a su padre en 2012, cuando él era volante de Rionegro y el Bolillo el técnico de Independiente Medellín.
Con 27 años ya no juega, pero su vida sigue ligada a la pelota. Está creando una agencia de representación de jugadores. La consigna es apoyar a futbolistas con pocas opciones de mostrarse y consolidarse. Y sus amistades también se forjaron en ese ambiente. James Rodríguez es uno de sus grandes amigos, con quien se conoció en torneos juveniles cuando el 10 del Bayern Múnich estaba en las inferiores de Envigado y Daniel en las de Independiente Medellín.
El exfutbolista es el único hijo del segundo matrimonio de Hernán Darío Gómez. La vida amorosa del Bolillo se resume en tres mujeres: Clara Velásquez fue el primer amor de su vida, estuvieron juntos desde los 15 años y mantuvieron un noviazgo de 12. El matrimonio duró poco. La segunda, la madre de Daniel, Diana Duque. “Ella estudió psicología, quizá para poder entenderme”, dijo elocuentemente el técnico antioqueño hace algunos años.
Actualmente, Luz Adriana Ortiz, quien también tiene hijos de otro matrimonio, es su pareja. Los nietos de ella han sacado la faceta más paternal de Hernán. Tras la clasificación de Panamá a Rusia 2018, uno de ellos se coló en la rueda de prensa gritando “abuelito, abuelito”. El pequeño fue a abrazar al Bolillo, que rompió en llanto.
“Soy tan pulcro que orino sentado”, le dijo el antioqueño a la periodista deportiva Esperanza Palacio. Su lado más humano ha sido opacado por sus encontronazos con la prensa y, también, por el escándalo que vivió en 2011 cuando agredió a una mujer que lo acompañaba a la salida de un restaurante en Bogotá.
El episodio causó indignación colectiva. Tanto así, que tuvo que dejar la dirección de la selección de Colombia, que arrancaba su camino para clasificarse al Mundial de Brasil 2014.
“Estuvimos muy unidos en ese momento. Para nosotros en la casa fue muy duro ver el matoneo de la gente. Duró mucho tiempo. Siempre estuve a su lado, porque él es mi papá. Como familia nos arropamos con quienes nos apoyaron. Pero claro, dolió. Estas son las cosas a las que uno está expuesto cuando tiene un padre que es figura pública”, afirmó Daniel.
Contrario a lo que la gente piensa, ese no es el golpe más fuerte que ha sufrido Hernán Darío en su vida. La cruz más pesada que ha tenido que cargar es la muerte de Andrés Escobar. Ocurrió luego del Mundial de Estados Unidos 1994. Era, por segunda vez, el asistente técnico de Francisco Maturana en una cita orbital. Volvieron destrozados, pues Colombia, favorita en las apuestas, se marchó como el gran fracaso del torneo.
El punto de ebullición de la catástrofe ocurrió con el asesinato del defensor antioqueño luego de su autogol en la derrota 2-1 frente a Estados Unidos. “Estaba muy pequeño, pero igual lo tengo muy presente. Andrés venía mucho a la casa y jugaba fútbol conmigo. Era mi ídolo y amigo. Fue tal vez la gran amistad de mi papá. Él me dice que el dolor de su vida fue su muerte”, confesó Daniel.
Lejos de la política, por obvias razones, lo de Hernán Darío fue el fútbol. Y luego de clasificar de forma agónica a Panamá a su primer Mundial, el Bolillo se convertirá en el segundo técnico de la historia en dirigir tres citas orbitales con selecciones diferentes. Igualó a Henri Michel, el francés que clasificó a Camerún, Marruecos y Túnez a los mundiales de 1994, 1998 y 2002, respectivamente.
El primero del nacido en Medellín fue Francia 1998 con la selección de Colombia. El combinado tricolor empacó maletas en primera ronda, con dos derrotas y tan sólo un gol marcado por Léider Preciado frente a Túnez. Ese fue el inicio del período más gris en la historia del fútbol colombiano.
“Ese es nuestro país. Y nosotros fuimos al Mundial reflejando lo que somos. Párenme bolas, porque nosotros cumplimos con lo que habíamos prometido. Lo que pasó en Francia no fue un fracaso, es la realidad del fútbol colombiano”, afirmó, fiel a su estilo, el Bolillo en su regreso al país.
Su revancha ocurrió en Corea y Japón 2002. Asumió las riendas de la selección de Ecuador y la clasificó al primer Mundial de su historia. Y aunque se fueron eliminados en primera ronda, ganaron el último partido del Grupo G, frente a Croacia. Fue un momento sublime. Hubo un terremoto de júbilo en el pueblo ecuatoriano.
Y la réplica se sintió 15 años después en el istmo de Panamá. El extécnico de Nacional, Medellín y Santa Fe clasificó al país canalero al primer Mundial de su historia. Una nación que ya no es sólo béisbol y boxeo. Es fútbol.
“Panamá, adoptaste mi alma, Colombia dueña de mi corazón y Ecuador, mi consentida”, sentenció el Bolillo, un hombre que no se trasnocha por caerle bien a todo el mundo, pues no nació para ser políticamente correcto.
Thomas Blanco - @thomblalin

SEMANA 33- TECNOLOGÍA

El primer puente hecho con una impresora 3D será para ciclistas

Si bien en Madrid se inauguró uno en diciembre de 2016, solo resiste el paso de peatones. Este, en cambio, puede resistir hasta cinco toneladas.

La construcción es amigable con el medio ambiente, pues para hacerla se requirió menos concreto que un puente tradicional.AFP
El primer puente en cemento hecho con una impresora 3D ya está instalado. Su ubicación: Gemert, un pequeño pueblo al sur de Amsterdam, en los Países Bajos. Y si bien está pensado para que los 30.000 habitantes del pueblo lo aprovechen para pasear en bicicleta, el puente resiste hasta 5 toneladas, lo que permite a automóviles pequeños pasar por allí.
La innovación tecnológica fue construida por el consorcio constructor Royal BAM Group, que se apoyó en científicos de la Universidad de Tecnología de Eindhoven que, de acuerdo con la página web de BAM, fueron los que hicieron posible que el proyecto “estuviera científicamente sustentado”.
Según explicó la empresa, el puente para bicicletas tiene 8 metros de largo, 3,50 metros de ancho y 0,90 metros de grosor, lo que le permite soportar hasta cinco toneladas de carga, segñun el diario BBC Mundo. El diario The Guardian, por su parte, habló con la Universidad de Eindhoven que comentó que para construir el puente se necesitaron 800 capas de cemento comprimido.
Durante tres meses, los ingenieros de BAM se dedicaron a ver cómo cada capa se ponñia con precisión sobre la otra. “La impresora consiste en un estante grande con una diapositiva móvil con un cabezal de impresión. En una planta de mezclado, el cemento se licua al mortero y luego se envía a través de una manguera a la cabeza de impresión a través de una manguera. Capa de capa crece el objeto con 1 cm de mortero de curado cada vez”, explicó el consorcio en su sitio web.
Según un comunicado de la universidad, el puente está diseñado para cumplir su misión durante 30 años. “Siendo Holanda un país donde hay más bicicletas que personas, se espera que centenares de ciclistas pedaleen cada día sobre este puente impreso”, señaló la institución educativa.

SEMANA 33- CIENCIA

Sí: su perro 'hace ojitos' cuando lo miran

Experimentos revelan que, en nuestra presencia, los perros producen más movimientos faciales cuando les prestamos atención que cuando no lo hacemos. Este hallazgo confirma que dichas expresiones son claros intentos de comunicarse con nosotros.

Los perros han vivido con los humanos durante unos 30.000 años. Pixabay
La mayoría de las especies de mamíferos tiene expresiones faciales, pero muchas se han considerado simples reflejos de un determinado estado emocional. Sin embargo, hace unos años se demostró que algunos primates no humanos, ante la presencia de una audiencia, gesticulan de tal modo que sean vistos por otros. 
Un equipo de investigación de la Universidad de Portsmouth (Reino Unido) quiso comprobar si este intento de relacionarse se produce en otros animales que no sean primates, y eligieron a los perros domésticos por su larga historia de convivencia junto al ser humano.
“Los perros domésticos son un modelo interesante para este tipo de estudio ya que poseen una historia única. Han vivido con los humanos durante unos 30.000 años, durante los cuales las presiones de selección parecen haber actuado sobre su capacidad para comunicarse con los humanos”, señalan los científicos en el trabajo publicado hoy en la revista Scientific Reports.
Los resultados revelan que los perros generan expresiones faciales, como levantar las cejas, porque son sensibles a la atención prestada por parte del ser humano. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores realizaron una serie de experimentos con 24 perros domésticos de diferentes géneros, razas y edades, utilizando como único estímulo la comida.
Los animales se enfrentaron a cuatro situaciones distintas en las que una misma persona miraba a cada uno de ellos de frente con o sin comida, o se ponía de espalda a los perros con o sin alimento. Todas las reacciones de los canes fueron grabadas en vídeo para ser analizadas.
Según los expertos, los perros produjeron significativamente más movimientos faciales cuando el ser humano se mostró frente a ellos que cuando estaba de espaldas. Además, la presencia de alimentos –un estímulo no social pero excitante– no generó ningún efecto en el comportamiento de los animales.
“Hemos demostrado que las expresiones faciales en los perros están sujetas a efectos de audiencia. Estas pueden adaptarse según la atención humana, lo que sugiere alguna función comunicativa y no simples estados emocionales basados en su excitación”, concluyen los autores, para quienes los gestos son un sistema más flexible que combina procesos emocionales y cognitivos.
Brian Hare, el director del centro de cognición canina en la Universidad de Duke, le dijo al New York Times que “esta investigación demuestra que las expresiones faciales que encontramos atractivas en  los perros ocurren cuando podemos verlas — no como se podría pensar, cuando estamos buscando una recompensa para ellos”.

martes, 17 de octubre de 2017

SEMANA 32- TECNOLOGIA

Facebook debe ser más responsable de su contenido

El escándalo por la intervención de Rusia en las elecciones de EE.UU. abre de nuevo el debate sobre las responsabilidades editoriales que tienen las empresas de tecnología que publican contenido.

Bloomberg
Ahora que los políticos estadounidenses saben que Facebook no puede impedir que actores maliciosos lo utilicen para influir sobre la opinión pública, la red social está haciendo todo lo posible para evitar un trato regulador más duro. Pero no debería poder zafar con tanta facilidad: debe admitir que es verdaderamente una empresa de medios y aceptar la responsabilidad legal por el material que publica. (Vea "¿Las empresas de tecnología deberían ser medios de comunicación?")
Como parte de la campaña preventiva de Facebook, que ya llevó al máximo responsable, Mark Zuckerberg, a prometer más transparencia y más control humano en el área de publicidad de la empresa, la directora de operaciones, Sheryl Sandberg, concedió la semana pasada a Axios una entrevista en la que entonó un mea culpa. “No sólo pedimos disculpas”, dijo. “Estamos enojados, estamos molestos. Pero lo que realmente le debemos al pueblo estadounidense es determinación”.
Sin embargo, acto seguido devaluó esa declaración contundente al seguir afirmando que Facebook no es una empresa de medios: somos esencialmente una compañía de tecnología; contratamos ingenieros. No contratamos reporteros, no hay un solo periodista, no cubrimos la información.
En respuesta a esto, la revista Wired publicó una guía útil para que los ejecutivos sepan si la suya es una empresa de medios, empezando con una deliciosa pregunta digna del Capitán Obvio: “¿Son la fuente de noticias más grande del país?”. Luego continúa repitiendo datos conocidos sobre Facebook --vende anuncios junto a contenido, contrata moderadores, censura determinados tipos de contenido, encarga a proveedores de contenido que creen productos originales, etcétera-- que colocan a la empresa directamente en la categoría de medios. Solo me queda agregar que Facebook no necesita contratar (o pagar) a periodistas para producir periodismo: lo hacen gratis para los gigantes de los medios sociales. Tampoco hace falta llamar a alguien que produzca contenido como periodista. Las palabras cambian poco en cuanto a la naturaleza de la producción.
En los Estados Unidos, la principal razón por la que Facebook no quiere ser una empresa de medios pese a la evidencia abrumadora de que sí lo es, es la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1995. Esta protege a “los proveedores de servicios informáticos interactivos” de la responsabilidad por el contenido que transmiten si no es directamente producido por ellos. Facebook y Twitter no existían en 1995, de modo que la ley fue pensada en gran medida para proteger al servicio de internet y a los proveedores de hosting en la web. Es justo: son tan responsables por el contenido como los productores de pulpa y papel o los vendedores de periódicos. Facebook no debería gozar de la misma protección, empero.
Gracias a la Primera Enmienda, es sumamente difícil armar un ataque judicial contra los productores de noticias falsas en los EE.UU. La justicia ha sido reacia a restringir la expresión de la manera que fuere, y es más difícil que en la mayoría de los países probar que un medio de comunicación o una persona publicó a sabiendas información difamatoria. Pero incluso dentro de este entorno legal, a veces es posible luchar, como lo hizo el fabricante de yogures Chobani, contra el teórico de la conspiración, Alex Jones, quien afirmó que la empresa había sido “atrapada importando inmigrantes violadores”. Jones aceptó un acuerdo en relación con su responsabilidad en el juicio y pidió disculpas. (Lea "Los gigantes de la tecnología: de salvadores a amenazas")
Hoy, si esa información potencialmente difamatoria se publicara en una plataforma como Facebook o Twitter, esta no sería responsable de ningún daño. En los medios, sin embargo, se puede responsabilizar tanto al medio en cuestión como al periodista. En esto precisamente, la regulación de los medios sociales tiene que cambiar.
Hacer que Facebook sea directamente responsable de todo lo que publica sería tal vez ir demasiado lejos, pero no por las razones que plantea Facebook. La empresa afirma constantemente que no puede vigilar el océano enorme de contenido que producen sus miles de millones de usuarios. Es un argumento mal fundamentado; atraer a cientos de millones de redactores no remunerados y negarse a editarlos porque son demasiados no habría eximido de responsabilidad a otro medio informativo. No obstante, en la práctica, el objetivo de toda nueva regulación no debería ser sepultar a Facebook y sus rivales en juicios: tendría que haber una manera de permitirles hacer una transición para sobrevivir como empresas de medios legítimas.
Tal vez sería una idea mejor hacer responsables a Facebook, Twitter y otras empresas solo en los casos en que el productor original del contenido ofensivo no se puede rastrear. Tomemos el caso de una “troll farm” –una organización que crea conflicto y perturbación con comentarios deliberadamente provocadores--, que puede armar una serie de cuentas y páginas falsas para difundir contenido dañino. A Facebook le cuesta mucho localizar esas cuentas y páginas aun cuando sus poseedores en realidad pagan los avisos. Si no hay dinero que cambie de manos, la tarea se vuelve aún más ardua. ¿Y si Facebook pudiera ser demandado como editor de calumnias si no proporcionara un querellante con la buena fe de un potencial demandado?
Yo supongo que, a diferencia de lo que ocurre hoy, se esforzaría diligentemente por garantizar que la gente siguiera su política declarada: “Los usuarios de Facebook suministran sus nombres e información reales”, las cuentas múltiples están prohibidas y un usuario suspendido no puede abrir una nueva cuenta sin autorización. A Facebook le corresponde decidir cómo lo haría; hay muchas maneras de garantizar que todos los usuarios sean personas reales responsables de lo que publican para que vean todos. (Lea "Snapchat: ¿de plataforma tecnológica a medio de comunicación?")
Un incentivo para identificar adecuadamente a los usuarios también resolvería el problema de la transparencia publicitaria que es, no obstante, menos importante que la trazabilidad de los mensajes públicos hasta autores específicos. Si Facebook, en contra de sus propias normas, quiere brindar anonimato en nombre de algún ideal elevado como dar voz a los disidentes, debería estar preparado para pagar por eso, llegado el caso --un emprendimiento loable que un seguro sobre responsabilidad de los medios podría cubrir.
Si del escándalo de Rusia puede salir algo bueno, debería ser un campo de juego parejo para los medios y un reconocimiento de que publicar información trae aparejadas responsabilidades. Ingenieros o no ingenieros, los directivos de Facebook son tan capaces de asumirlas como los gerentes y periodistas de medios.